SECRETOS OBLICUOS

SECRETOS OBLICUOS

28 de mayo de 2024 1 Por Ángulo_muerto
Spread the love

Lecturas totales 164 , Lecturas hoy 2 

Frank G. Rubio

Creo que es un error atribuir un mayor mérito artístico a las obras literarias simplemente porque compartimos personalmente cualquier filosofía subyacente que podamos detectar en ellas.

Mark Samuels (Entrevista realizada por Matt Cardin al autor)

Excelente recopilación de la obra de un escritor, hasta donde yo sé inédito en España. Mark Samuels (1967-2023), que falleció pacíficamente mientras dormía la noche del 23 de diciembre del pasado año (aun estaba en preparación esta edición), “fue un escritor londinense de ficción fantástica y terror en la tradición de Arthur Machen (1863-1947) y H.P. Lovecraft (1890-1937). Sus relatos, que a menudo describen un Londres moderno y sombrío en el que los protagonistas descubren poco a poco una realidad oscura y aterradora tras el mundanal ruido urbano, han aparecido en numerosas publicaciones y prestigiosas antologías de lo que hoy se denomina “weird fiction” y terror a ambos lados del Atlántico.” Traducido y versionado directamente de una ficha encontrada en la web. No hay entrada de Wikipedia, y su página personal ha desaparecido. Abunda en los estilemas psicogeográficos de Ramsey Campbell1 pero afortunadamente no se le parece demasiado: no es soporífero, ni estira la narración como un chicle. Fue Secretario de la “Asociación de Amigos de Arthur Machen”. Nos ha dejado varias decenas de relatos y una novela.

Mark Samuels se convirtió al catolicismo en su juventud y murió como tal. Leamos lo que tiene que decir sobre el asunto:

Soy católico romano pero no se me pasaría por la cabeza incorporar enseñanza moral alguna a mis ficciones. No soy proselitista. Lo que más me atrae de la Iglesia es su dimensión mística. Creo también que existimos en un universo caído y que la naturaleza humana es inmutable pero no me considero un gnóstico. Los gnósticos no eran tan fascinantes como nos han hecho creer; de hecho, la mayoría de sus conclusiones no habrían desentonado con la actual Iglesia Metodista.

No es nada raro que no haya recibido galardón alguno durante su carrera.

La excelente edición que nos ofrece Valdemar, con una portada literalmente espantosa (una de las pocas dignas de ser así calificadas en su colección Gótica), está impecablemente traducida por Lorenzo Díaz. Procede de una recopilación de lo mejor de la obra del autor publicada en 2020 por Hippocampus Press. La influencia en sus historias, no sólo de Poe o los ya citados Lovecraft y Machen, y su admiración por Borges, Dick, Ballard o Leiber, entre otros, le convierten en un autor extremadamente original. Escribe género en estado puro, no morralla pretenciosa y vacía como perpetran muchos de sus contemporáneos. En este caso ser católico ha beneficiado al género, mucho más que si hubiera sido profesor de universidad. Como señala en una entrevista:

Soy muy consciente de escribir en la tradición del horror cósmico que desafortunadamente es una forma en extinción. La ficción terrorífica es ahora un género casi totalmente antropocéntrico. Si escuchamos las opiniones de los escritores modernos de horror podría pensarse que su principal objetivo es elevar el nivel literario. Todo ello en una gama de géneros demasiado comercializada. Supongo que esto es loable pero lleva incorporada la suposición de que la literatura seria debe actuar como vehículo de comentarios socio-políticos.

Diecisiete relatos de horror y pesadilla, escritos entre 2003 y 2017, integran esta excelente recopilación de un autor que publicó por primera vez en 1988. En ellos tenemos acceso a material fantástico de corte metaficcional, sin intelectualismos. También se exploran en estas historias tanto el potencial espectral de la arquitectura como la porosidad de “nuestro” mundo a otros lugares…muertos o algo peor. Lo sublime monstruoso hecho accesible a través de estos relatos no excluye guiños de humor negro, más aun cuando varios de ellos no dudan en poner en escena situaciones y personajes relacionados con los aspectos profesionales de los escritores y editores de género. Un auténtico oficio de tinieblas. A destacar: Un caballero de México (2007), La era del futuro degradado (2009), Centinelas (2006), Ghorla (2007), Vrolyck (2003) o Las manos blancas, un autentico clásico (2004) Su admiración por Ligotti, al que considera el mejor escritor vivo de “ficción extraña” (weird fiction) no estorba para que sepa dosificar su influencia, lo cual es grato para lectores como yo que perciben en este autor deprimente, que no pesimista, escasa influencia benéfica en el genero debido a su muy admirado “kafquismo” de baratillo.

Tenga en cuenta el lector que no le voy a a revelar prácticamente nada de los contenidos, a mí no me vais a leer algo tan repulsivo como el término “spoiler” nunca, para que no pierdan fuerza en su lectura. Destacar lo que un escritor dice de él: Desde el principio, las historias de Mark se desarrollan en un mundo extraño y decadente a menudo asolado, cuando no enfermo…Atención a lo difícil que le resulta decir “caído”; sin duda debido a la devoción que muchos sienten en el mundo literario por san Eufemio, el eremita sirio del siglo V AD.

Hay también historias, que bien podríamos calificar de “science-fiction” dentro del subgrupo “fin de los tiempos”, como: El moho negro (2010) o La niebla carmesí (2017). Edificios significativos y mortíferos en los que se residencian horrores sin límite podrán ser degustados cómodamente desde el sofá, o el asiento del metro en la madrugada, en relatos como: Maniquíes en aspectos del terror (2003) o el exquisitamente revelador y tenebroso, incluso a nivel metafísico, Interferencia externa (2014) Hay manicomios, barcos problemáticos y descubrimientos de terribles secretos, ¿de naturaleza lingüística?, incrustados en el entorno urbano, como en el trepidante Thyxxolqu (2008)

Terminamos con algo muy oportuno, más en nuestra época de colapso cultural y de imbecilidad rampante:

Lo que necesitamos es más ficción de calidad en las estanterías de las librerías donde se encuentran el terror, la ciencia -ficción y la fantasía, no la absorción en la corriente dominante. Creo que es mejor que quienes escribimos ficción de terror sobrenatural nos enorgullezcamos de los que nos diferencia y de los elementos que hacen que nuestra tradición sea distintiva y única.

Mientras se sigue sintonizando nuestro mundo con lo informe, un ardiente océano de estática viviente, el efecto retrógrado, es decir lo futuro emitiendo desde la sima del Fin de los Tiempos, continúa borrando el pasado. Para un mejor descenso hacia las tierras de la Noche…

LA ERA DEL FUTURO DEGRADADO

y otros relatos de horror y pesadilla.

Mark Samuels

(1967-2023)

Editorial Valdemar (2024)

Gótica 130

1 Campbell considera a Samuels como el Thomas Ligotti británico.