A TRAVÉS DE LOS CANALES

A TRAVÉS DE LOS CANALES

26 de febrero de 2024 0 Por Ángulo_muerto
Spread the love

Lecturas totales 232 , Lecturas hoy 2 

El mensaje son los usuarios,

el código es el ruido…

Frank G. Rubio.

Brian Evenson (Iowa, 1966) es un escritor norteamericano de literatura insólita, lo que ahora denominan “weird”, vinculado al entorno universitario norteamericano y la “teoría crítica”. Ha recibido varios galardones, entre otros el prestigioso Premio Shirley Jackson (2019) otorgado precisamente a esta colección de relatos que ha editado, con la profesionalidad que nos tiene acostumbrados, Dilatando Mentes. Durante más de una década (2003-2015) enseñó “Literary Arts” en la universidad de Miskatonic en Arkham. Es un escritor extraordinariamente prolífico, los 22 relatos que constituyen esta antología son una parte mínima de un corpus que puede exceder los 150 en el momento que escribo esta reseña. Es autor también de más de siete novelas y un par de ensayos, uno sobre Raymond Carver (1938-1988) y otro sobre Robert Coover. También es traductor de numerosos libros del francés, muchos de ellos novelas. Fue mormón, recorriendo durante dos años como misionero Francia y Suiza para la Iglesia de los Santos de los Últimos Días (LDS). Abandonó su puesto universitario (1995), también la Iglesia (2000), tras tener un incidente en la Universidad Brigham Young relacionado con el juicio negativo de las autoridades académicas por la consideración como material violento de algunos contenidos de su primer libro.

Las influencias minimalistas1 y kafkianas, entre otras, no agotan afortunadamente una sensibilidad y una capacidad literaria notables para convocar lo insólito y lo inquietante; dando muchas veces sus narraciones giros interesantes a temáticas y personajes tratados con frecuencia en el ámbito de la ciencia ficción y lo terrorífico. No se limita al lugar común de desorientar, haciendo que las cosas ordinarias nos parezcan extrañas, oficio de tinieblas que ya practica la circunstancia orteguiana con sus usurarios en el día a día…más aun en los tiempos de la “gran parodia” que diría Juan Ignacio Ferreras (1929-2014). Hay algo más, con sus propias palabras:

Pienso también en la ficción que tiene elementos macabros que no encajan bien en ninguno de los géneros tradicionales, la ficción que tiene algo sublimemente extraño y que se niega a permanecer cómodamente en linea con los géneros.

Decidir leer este libro y entrar en contacto con este autor, para mí desconocido, resultó atractivo, supongo que por impulsos exploratorios que como lector considero imprescindibles; sin embargo al mismo tiempo, me resultaba repulsivo por la naturaleza nihilista e inane de la mayor parte de las aportaciones académicas norteamericanas en el área de Humanidades en los últimos años. Afortunadamente el coeficiente de influencia de las toxinas deleuzianas en su ficción, en concreto estos relatos, resulta meramente testimonial y queda compensado por otros aspectos vinculados sin duda al genero fantástico, tanto en su vertiente terrorífica como la relacionada con la ficción especulativa (S.F.)

Los relatos que componen esta antología, procedentes de muy distintas publicaciones, contienen material que abarca desde 2015 al 2019. Incluye relatos que bien pueden ser clasificados como ciencia-ficción, terror…incluso hay uno claramente de novela negra. Tres o cuatro son de breve extensión, un subgénero por sí mismo en el genero. Especialmente interesantes, constituyendo un grupo casi aparte, son los relacionados con el cine, entre los más logrados: Línea de visión. Dentro de los vinculados a la SF me han gustado especialmente: El amo de los tanques (lovecraftiano) y La mancha. Entre los breves me han encantado: Advertencia de contenido sensible y aquel con el que se inicia la antología No importa el ángulo desde el que la mires, que incide de manera sutil sobre los secretos masónicos. Espíritu viajero es para mí, sin duda junto con Hermanas, uno de los mejores y más aterradores textos de la colección premiada. Resultando sin embargo de escaso interés, demasiado straubiano, el que da título a esta. Para mi es obvia en su obra la influencia de un autor como Richard Matheson (1926-2013).

Al otro lado de la vida cotidiana, en el angulo muerto de las acciones y las cosas, hay una dimensión plena de horrores sin nombre que busca la ocasión para manifestarse y devorarnos. A través de este supuesto, por lo demás bastante realista dado el mundo que vivimos, el autor explora la cuestión metafísica de cuando es el momento en que dejamos de ser humanos. Con una perspectiva distinta que Philip K. Dick (1928-1982) por poner un ejemplo de una manera que podemos calificar como asimbólica. Es un horror que da claramente cuenta de la atmósfera irrespirable de la posmodernidad.

¡Es la nueva carne, estúpidos!

En general mi estilo de escritura es bastante fenomenológico, con pocos detalles pero descritos para que el lector pueda sentirlos. Hay un vacío ético unido a muchas reflexiones del estilo sobre como sería si te faltase una mano… una palpabilidad de lo que está experimentando el lector. Brian Evenson.

UNA CANCIÓN PARA DESHACER EL MUNDO

Brian Evenson

Dilatando Mentes Editorial (Alicante 2022)

1 El minimalismo que viene del poema en prosa y del simbolismo, parece que ha pasado a las manos de los escritores/profesores y da la impresión de que todo puede valer mientras haya una buena idea y un desarrollo limitado…Se validan como literatura relatos que simplemente se han acogido a una fórmula tan sencilla como la del verso que no quiere decir nada convertido en poesía. (LL)