AGOSTO 2023: EL ESTADO DE LA CUESTIÓN

AGOSTO 2023: EL ESTADO DE LA CUESTIÓN

9 de agosto de 2023 1 Por Ángulo_muerto
Spread the love

Lecturas totales 659 , Lecturas hoy 1 

Los científicos han quedado desacreditados y como consecuencia son más poderosos que nunca…

Frank G. Rubio

Tras el rodillo vacunal con el cual, salvo África y otros lugares “poco desarrollados”, se ha aplastado biológicamente a un alto porcentaje de la población, para mayor gloria de la cuenta de resultados de las compañías farmacéuticas y los designios del Estado Mundial en ciernes, llega la hora de recapitular consecuencias y efectos. Degradar, cuando no destrozar, el sistema inmunitario de millones de personas, no es cosa baladí ni accidental. Porque lo que se ha hecho es un gigantesco experimento médico global, nada ha ocurrido de manera espontánea ni ha “caído del cielo”. Hay que traer a la vida una “nueva humanidad” y la palabra clave es “interconexión en la sumisión” no Luz.

El intenso crecimiento del cáncer en los menores de 50 años es un hecho. Tras la batería de pinchazos ha aparecido el “turbocáncer”…agresivo y resistente a los tratamientos convencionales.

Ciertamente que determinados estudios muestran que numerosos viales de vacunas mRNA COVID-19 están, estaban, contaminados con otros virus y sustancias tóxicas varias pero la cuestión va más allá de esto: desde el comienzo estas vacunas “efectivas y seguras” no fueron evaluadas con relación a su potencial cancerígeno. El seguimiento de los efectos adversos relevantes asociados a las vacunas, el sistema VAERS, muestra un alto crecimiento en este tipo de cánceres a partir de finales del 2020. El doctor Ryan Cole, entre otros, ha dejado claro que las agencias gubernamentales conocían lo que estaba ocurriendo y trataron de encubrirlo.

El sistema VAERS es limitado pero genera indicios que pueden ser interpretados estadísticamente, es el único que tenemos y que yo sepa no se ha hecho lo más mínimo para mejorarlo. La connivencia de los gobiernos de sociedades presuntamente democráticas con esta masacre, que apunta a un genocidio deliberado, y el apoyo sin condiciones a las compañías que fabrican y distribuyen estos venenos es preocupante. Las muertes producidas por la “plandemia” se calculan ya en millones a lo largo y ancho del planeta. Los confinamientos, los efectos adversos de las vacunas, la restricción del uso de medicamentos eficaces y baratos contra el/la COVID-19 y las modificaciones nada sutiles de la Sanidad, que va adoptando el rostro de una burocracia eugenésica al servicio de intereses privados, que está gradualmente poniendo en práctica una política de “liquidación” de vastos sectores de población, exige una respuesta inmediata por parte de la ciudadanía.

Siendo además altamente probable que nos encontremos con una infección deliberada con patógenos modificados artificialmente. Un arma biológica en acción, no un accidente como ya comienza asumirse tras desvanecerse el espejismo, asentado en la propaganda china y en la inversión de muchos millones gastados en comprar periodistas y científicos, del origen “natural” de la epidemia.

En España, tanto la gestión del COVID-19 como los efectos adversos de las vacunas han acaparado poca atención durante las ultimas elecciones generales. Dos candidatos de estricta observancia covidiana, favorables a los confinamientos y a las vacunas, se han batido en el barro que constituye la realidad ciudadana transmutada en opinión pública. Incluso el partido presuntamente “outsider” presentaba como candidato en una de sus listas a un medico que ha destacado durante la crisis como decidido partidario de los excesos draconianos del Estado Terapéutico. Ha resultado elegido.

En Rusia, donde no hay sistema VAERS y muchas almas cándidas creen que gobiernan la Tradición y el Bien con mayúsculas, la situación es similar aunque la población se sigue resistiendo como gato panza arriba a recibir la vacuna nacional: Sputnik V. Recientemente se ha puesto en marcha la aprobación de una ley que permitiría convertir en obligatoria la vacunación de los ciudadanos vulnerables. Todos los mayores de 18 años no vacunados estarían clasificados como tales. En la fabricación de la vacuna rusa, nacional e intransferible como los iconos, participan unos cuantos grupos oligárquicos y colabora AstraZeneca. Pocos países llevan más adelantado el programa del Gran Reseteo que Rusia. En breve, 2024, se impondrán sistemas automáticos de reconocimiento facial en todas las escuelas. La difusión del uso de los códigos QR es una de las prioridades de Putin, así como la aplicación sistemática a todo de las Inteligencias Artificiales.

La versión oficial sobre los orígenes del COVID-19 ha dado un giro espectacular en las sociedades occidentales durante este año 2023 con relación a las primeras semanas y meses del 2020 cuando de manera cerril, mediante mecanismos autoritarios de censura y exclusión, se propuso asumir de manera unánime la versión oficial comunista china. España como Italia, entre otros países, no dudó convertirse en una semicolonia del Reino Medio (Versión 2.0) Origen zoonótico, ventiladores letales como terapia recomendada y persecución de toda voz disidente “urbi et orbi” mediante el cómodo recurso de calificarlo como “desinformación”. Todo ello mediante la inducción de un miedo creciente por los medios de comunicación de masas. En España, este simulacro que se repetía en cada nación europea, adquirió rasgos más que grotescos.

Ahora se “sabe” con bastante certidumbre que la epidemia tuvo como origen un supuesto escape viral producido en los laboratorios del Instituto de Virología de Wuhan, en el contexto de una peligrosa investigación (“ganancia de función”) para poder encontrar una vacuna universal. Cooperaban, entre otros: China comunista, Estados Unidos y Francia que puso la maquinaria.

Acabo de leer que en California (Reedley) el FBI y el Departamento de Salud Pública, tras hacer una redada en un edificio supuestamente vacío, han hallado un laboratorio clandestino repleto de agentes biológicos letales operado por una oscura compañía china. Las instalaciones contenían un peculiar e inquietante repositorio de virus y bacterias infecciosos. Entre otros diversas cepas de COVID-19. Curioso, por decir algo…

Hace unos días The Weekend Australian publicaba un articulo de la periodista de investigación Sharri Markson, autora de un excelente libro sobre la hipótesis del escape viral del laboratorio de Wuhan. En el articulo, titulado: Covid cover-up: how science was silenced, se incluye una entrevista a Robert Kadlec, responsable de la “Operación Warp Speed” diseñada para vacunar masivamente a los norteamericanos, elaborada en tiempos de Trump, donde se exponen los denodados esfuerzos de Fauci para evitar que se difundiera que la pandemia podía proceder de un accidente de laboratorio o algo peor. El actual director del FBI ya ha asumido esta idea. Millones de norteamericanos y ciudadanos de decenas de naciones han sido victimas del descuido o la actividad criminal del gobierno comunista chino. Un totalitarismo que, como el nacionalsocialista alemán, tiene sus orígenes y fundamento en actividades de poderosos grupos financieros y en la comunidad de Inteligencia norteamericana.

Nuestra charocracia, por fuerza hemos de bajar al subsótano, que es lo más significado del felpudo sociológico en que descansa nuestra ejemplar democracia, “el electorade”, reaccionó de manera mayoritaria y viscosa con una mezcla de pánico y aturdimiento general apoyando denodadamente al Gobierno que mentía sin comedimiento alguno. Ya había sido protagonista distinguida, por entonces presencial y trashumante, en la manifestación multitudinaria del 8 de marzo de 2020. Todo ello con el concurso decisivo de una opacidad mental casi generalizada a la que son acreedores los celtibéricos habitantes de madrigueras urbanas conectadas vía televisión a la nada; lo que llamamos “grandes ciudades”. Hubo una peculiar y sincronizada alternancia de “coros y danzas” de médicos y sanitarios que dejaban claro lo que había (y hay) tras la fachada de nuestra Sanidad pública; que de la noche a la mañana no escondía ya sus propósitos letales con relación a vastos conjuntos de población. Aun estoy esperando que se abran expedientes y se sancione a las semibestias danzarinas enmascaradas de las cuales hay abundantes grabaciones que permitirían su identificación. Y hablo en primera persona porque apenas conozco alguien que cuando le comento esto no mire a otro lado o tuerza el gesto. La gentecilla de bata verde es sagrada en nuestro pestilente país. La semibestia requiere cuidados veterinarios intensivos antes de ser ingresada, lo más aturdida posible, en el matadero.

Hay que recordar a los lectores que en los Estados Unidos la tercera causa de mortalidad, tras el cáncer y los problemas cardíacos, reside en los errores médicos. Buscando información sobre el tema con relación a nosotros, los excepcionales macacos que hablamos español, destacar que, al contrario que en los Estados Unidos donde se han tomado la molestia de medir este asunto desde las instituciones, aquí no se ha hecho nada similar, aunque haya indicadores que permitan señalar que el porcentaje de muertes (y todo tipo de efectos patológicos) por malos diagnósticos, errores hospitalarios o recetas inadecuadas, es muy similar. Dejen de pensar como gusanos cuando lean noticias referidas a Norteamérica, creyendo que aquí no pasa nada porque ellos no disponen de una sanidad de calidad como “la nuestra”. Una creencia básica de la charo que comparten numerosos babuinos masculinos.

En otros países ya se ha abierto la veda contra los responsables: Fauci afronta un calvario legal más que merecido tras su retirada a finales del pasado año de su cargo. El senador republicano Rand Paul, que también es médico, ha dado cuenta al Departamento de Justicia para que inicie las acciones legales pertinentes contra este miserable por haber mentido al Congreso lo que constituye un grave delito federal. Las oficinas del senador sufrieron un grave incendio poco después de hacer esta declaración de denuncia. Fauci ha censurado las opiniones científicas divergentes, ignorado la inmunidad natural, favorecido la idea de que solo las vacunas mRNA podían combatir el COVID-19 e impulsado de modo torticero la investigación con técnicas de “ganancia de función” que ha contribuido decisivamente el desastre. Fauci es un criminal que lleva cometiendo felonías y favoreciendo a las compañías farmacéuticas desde la época del SIDA Íntimo de Bill Gates, este último muy cercano al tirano comunista chino.

Sintetizando, para ya terminar: las biotecnologías basadas en las terapias génicas son muy peligrosas. Una investigación presuntamente dirigida a conseguir una vacuna universal, por la peligrosidad de los métodos utilizados, puede muy bien haber sido la causa de esta catastrófica situación. No pudiendo desdeñarse, dada la naturaleza opaca y criminal del gobierno comunista chino, la posibilidad de un uso militar; es decir un ataque biológico camuflado de accidente. Dada la colaboración muy intensa entre los Estados Unidos y China en este área biomédica no debemos descartar la posibilidad de un golpe de estado mundial en marcha que habría utilizado esta crisis sanitaria como punto de partida. Tras él estarían determinados clanes financieros e industriales (WEF) y determinados gobiernos y facciones políticas.

Nuestro gobierno y nuestra oposición son poco más que marionetas de este sistema corporativo tiránico global y de terceras potencias. España está en el ojo del huracán con relación a este asunto y resulta imprescindible informar a la población de las cifras de mortandad provocadas por la mala gestión del COVID, los efectos adversos de las vacunas y los cambios políticos y económicos de quienes tienen como agenda desde 1968 despoblar el planeta.

Quieren confinarte, quieren matarte.

Está pasando.

.