CAÑIZARES SINFÓNICO

CAÑIZARES SINFÓNICO

25 de julio de 2023 0 Por Ángulo_muerto
Spread the love

Lecturas totales 1,111 , Lecturas hoy 2 

JOAQUÍN ALBAICÍN

  Mientras Juan Manuel Cañizares anda tocando de gira por Japón nos llega su nuevo disco. Y lo hace con una armónica, tornasolada, sinfónica nube de violas, trompetas, laúdes y chelos arropando sus bulerías y tanguillos. Diría que, en 1965 y en la obra de referencia que a día de hoy continúa siendo su Suite Flamenca, fue el soberbio pianista Arturo Pavón -sobrino del Tomás a quien allá en la Alameda de Hércules deleitaba escucharle tocar por Mozart- el pionero en la traducción de las melodías y ritmos hondos -de los cantes de Triana a la media granaína pasando por las alegrías o la caña- al formato de orquesta sinfónica, abriendo así el camino a posibilidades expresivas hasta entonces no experimentadas por nuestro arte. Disco histórico aparte, Arturo Pavón ocupa también, en mi personal cofre de sensaciones imperecederas, un lugar muy especial como protagonista de un pasaje artístico de ribetes míticos y por supuesto que nocturno cuando, en el que fue el último gran espectáculo por él puesto en pie, acompañó por siguiriyas el cante de Ramón El Portugués, regalándonos el piano de uno y la voz del otro emociones -por lo excelsas- de difícil recuento.

  La del flamenco sinfónico es una fórmula en la que años después que él varios guitarristas de rango se aprestarían a incursionar, a menudo con las miras de conseguir el acceso a ciertos teatros importantes que, para incluir a un artista  en sus programaciones, exigen que éste haya firmado al menos un disco de música susceptible de ser calificada de “clásica”. Fue la razón que, principalmente, movió a Paco de Lucía a grabar en 1991 y con la Orquesta de Cadaqués el Concierto de Aranjuez del maestro Rodrigo.

  En aquella grabación ya sonaba en un rol esencial, secundando su sonanta y la de José María Bandera a la de Paco, lo que ya dice mucho acerca de su calidad y recursos como intérprete, Juan Manuel Cañizares. Hizo además en su día y por encomienda de Paco la transcripción oficial al pentagrama de su Fuente y caudal. Me vienen ahora a la cabeza su dúo por malagueña con Juan Habichuela en el disco de homenaje a éste o su acompañamiento al cante de Duquende entre muchos jalones en la brillante trayectoria de un músico que viene desarrollando una carrera de firme trazo que lo ha consolidado como uno de los más distinguidos concertistas de guitarra flamenca, habitual en los teatros de mayor prestigio del mundo.

  Y bueno… En el mismo año de 2023 en que ha salido a la venta un “nuevo” disco de Paco, con grabaciones de directos suyos en Montreux, Cañizares va y planta en la calle, con la Orquesta Sinfónica de Galicia conducida por Juanjo Mena y arreglos del propio Cañizares y de Joan Albert Amargós, un punto y aparte en lo suyo, el álbum Concierto Al-Andalus a la memoria de Paco de Lucía, que incluye además su Suite Mozárabe para dos guitarras. La nube, pues, no es sólo sinfónica, sino también de rito visigodo. Es la imagen que viene a mi cabeza escuchando esta Suite: la de  un virtuoso medieval de la mandolina que hubiese sumado muchas giras con Carles Benavent y, de vuelta en su tiempo, abordado lo mozárabe con ánimo y talante de músico de club de jazz.

  En propias palabras de Cañizares, cada nota de este Concierto Al-Andalus, en cuya composición se hallaba inmerso al recibir la noticia y encajar el mazazo de la muerte de Paco, sabe a lágrima derramada por la pérdida del maestro y amigo. Quienes no creemos demasiado en casualidades consideramos muy en conformidad con la armonía de las esferas y el orden divino regente de los latidos de la galaxia su salida a la luz coincidiendo con el regreso discográfico de Paco al galope desde Montreux. Es, por lo demás, Cañizares un intérprete singular y de destellantes facultades, con sitio propio y sobre cuyo ánimo ya dice mucho que no haya hecho mella su tomar asiento junto a Paco, trance que a más de uno y sin Paco pretenderlo, hizo venirse abajo. Es Cañizares hombre de la época de Zyriab y también de esta y parece claro que, en justicia, va a serlo asimismo de la próxima.

  Escuchen, damas y caballeros, este disco -intimista con orquesta y todo- y cuéntenme luego sus impresiones. Me interesan, me ilustran y enriquecen. ¡Gracias de antemano! Y enhorabuena al gran músico por este álbum de reencuentro con la afición.