QUÉ BIEN NOS HACE EL LOCO, SEÑOR, PERO LEJOS, SIEMPRE LEJOS, QUE DA MIEDO.

QUÉ BIEN NOS HACE EL LOCO, SEÑOR, PERO LEJOS, SIEMPRE LEJOS, QUE DA MIEDO.

19 de mayo de 2023 0 Por Ángulo_muerto
Spread the love

Lecturas totales 381 , Lecturas hoy 1 

Sabia Dihaz

Si Dios nos hace tanto daño

es para obtener nuestro amor, enamorado.

Y todo aquel que se enamora es inocente.

Angélica Liddell

De lo poco que he leído de Sade he podido ver que para él, esos libertinos despiadados, lo que veneraban eran las puertas traseras tanto de la hembra como tantas veces del macho, pero siempre las traseras. La sodomización y el continuo desprecio a la entrada del templo oscuro (excepto cuando este todavía no había sido desflorado), era un principio para el neófito en los caminos del mal.

A la pobre Teresa (Justina), ya al final de su tragedia, un tanto cómica por momentos tras tantas y tantas desgracias, le cosen su parte digna y ese lugar deshonroso para su continua búsqueda de la virtud, para poder como un acto “psicomágico”, entre varios hombres desvirgarla otra vez.

Hoy las mujeres se machacan en el gimnasio por tener el culo tan grande como el sol; tan duro como el acero, que llame la atención tanto que casi pudiera hablar. Aunque hablar, habla: aquí estoy, amigo.

Los hombres desean a la mujer de gran culo, desean un buen culo, y claro, yo pienso en todo esto que me cuenta Sade, y pienso sí, pero pienso mal: ¿Qué busca el hombre en la mujer? ¿Qué llora la mujer?

No es rara esta soledad que nos corroe a tantos individuos; ni este hartazgo a encontrar pareja, que solo se mira uno a sí mismo… uno a sí mismo. No es raro el tremendo pesar, las putas (¿a las putas se les da cariño? ¿Se las masturba? Seguro que sí, seguro que alguno sí. Amigo.), los perdidos de Tinder ni tanta masturbación. Ya no me consuela la idea del ermitaño, del monje de clausura, de la monja ante sus ritos sacrificiales. Decía Panero hijo: ” lo que hace daño es la soledad”, y, “que solos se quedan las muertos, que solos se quedan los locos.” Decía, decía el Panero tantas y tantas cosas. Qué bien nos hace el loco, Señor, pero lejos, siempre lejos, que da miedo.