LAUTIR KARUM

LAUTIR KARUM

12 de febrero de 2023 1 Por Ángulo_muerto
Spread the love

Lecturas totales 856 , Lecturas hoy 4 

La lectura del ultimo libro de Alberto Ávila Salazar, Grimorio del triángulo negro (Aurora Dorada, 2022), me ha sugerido un articulo mas que una reseña al uso. Aquí la tiene el lector a su disposición:

LAUTIR KARUM

Conectar para aprender

Todo aquel que resucita buscará la Pesadilla…AAS

Frank G. Rubio

 

La Magia es un instante radical, por su concurso el mago se arranca de los espacios familiares antropológicos y a la manera de las estrellas se incrusta en el Vacío. El mago siempre es Otro: un alfabeto del acaso y la incógnita de los laberintos…pero cuando el arte llega ya ha muerto la magia.

Comprender no es explicar pero cuando explicamos qué significa “comprender” nos revelamos en la mecánica del Secreto.

Las reglas del simulacro, el ritual que lo convoca, implica a la manifestación como fragmentación y una seudo realidad que se “construye” sobrepuesta mediante representación. El mago ante Esto dirime su presente modulando lo externo con las herramientas de la profecía. Esta última no es otra cosa que el estertor de un universo que está abrumado por su propio desorden.

El dataísmo, como correlación sistemática, alimenta un reloj de arena mal ajustado; su quehacer no es el del Mago. La velocidad en los recovecos y la producción de lo interminable, sello de la Cibernética, jamás engañarán al karma. No obstante el Mago, para mejor levitar, adiestrará la gravedad desde su ojo y no-hará: así propiciará invitar que el Sueño controle la vigilia.

La degeneración del misticismo es el ritual mecánico, la Técnica misma acumula un sin número de ellos aunque los perciba sólo como protocolos (o reglas). Lo impredecible no es el futuro sino el pasado., de ahí la hostilidad a este por parte de revolucionarios y utopistas.

La medida del Secreto es una circunstancia de triángulos; la Magia regresa en el momento que nos decimos “quizá”.

La construcción de personalidades imaginarias nada tiene que ver con el consenso, no hay aprendizaje ni práctica sin una insumisión permanente. El Mago en sí es una sociedad secreta y una desmesura de tinieblas. Los dioses tienen Dioses y cuando el Mago encuentra sabe entonces que está perdido… Debord se suicidó, en gran medida por sentirse vigilado… sentía así. no por habitar en la metáfora omnicomprensiva de la “sociedad del espectáculo” sino más bien por estar probablemente vigilado.

Volveré ayer: las cosas, siempre a un lado…y el delirio en las conexiones. Las voces, afortunadamente, acechan desde lo Invisible y el tiempo no es más poderoso que la lluvia…un ser subterráneo de origen incierto habla tras toda manifestación de escritura y oratoria.

También los dioses se descomponen.

Bibliografía orientativa:

Grimorio del triángulo negro de Alberto Ávila (Aurora Dorada, 2022)

Esperaré en Murak de J.G. Ballard (varias ediciones, 1959)

APÉNDICE BREVE

Sobre cuestiones “candentes”, absolutamente depreciadas pero populares.

La idea que se hace del capitalismo el socialismo pos-moderno es similar a la que se hacía del Imperio romano un cristiano primitivo. La conexión entre lo sonambúlico y lo libresco, vivida como ilusión colectiva, es lo que hoy llamamos “marxismo”. Schreber creía que Dios le estaba convirtiendo en mujer, mientras agonizaba en un manicomio; muchos teóricos izquierdistas creen con una base similar que la Globalización, por destruir estructuras y supuestamente desorganizar, está asentando los contornos de un camping planetario para la sociedad pos-humana. No hay “picnics” en el tiempo del Espacio Exterior.

Edward Bernays cuando escribía sobre propaganda hacía propaganda, no filosofía, pero para el memo irreparable que es el socialista pos-moderno antes citado: emitía oráculos délficos de una consistencia inmarcesible. Y es que la aceleración es una ilusión que genera stress a quien se ha quedado varado en su “campo de acción” o permanece inmóvil.

El Espacio Exterior, “la ultima frontera”, no es una construcción humana; propone al Hombre de las Postrimerías convertirse en una sardina en lata… y este hombre terminal lo acepta. Aquí llega a su final el Nuevo Cristianismo convocado por Bacon y Saint Simon. No se puede confundir lo mediático con lo espectacular aunque compartan carroña. Ser escrutado por cámaras no es lo mismo que ser emitido o proyectado.

La muerte retumba pero no como el eco de un tambor sino como quintaesencia de un ceremonial.

La vida humana es una reverberación específica y cualificada de la Muerte Universal.

Los “refugiados” no son una amenaza para la soberanía son un atisbo de su transformación; esencial para la nueva fase del Leviatán son las ilusorias percepciones y proyecciones de quienes creen poder combatir o modular su despliegue, con el uso y abuso de determinadas palabras. Las palabras como tales dejaron de utilizarse a finales del siglo XX. Ya no hay cosas, aunque sólo se pretenda parlar de objetos. Los “refugiados” son cobayas que han sido soltadas en un garaje, mientras limpian sus jaulas y las amplían. El ser humano actual, fundamentalmente el “concienciado”, es como un mandril ciego y castrado que busca refugio torpemente en la jaula del circo.

Lo olvidado se manifestará en su momento como lo desconocido y devorará a la piara pos-humana y pos-capitalista concentrada en arcologías, como los gusanos de seda daban cuenta de las hojas de morera en las cajas de cartón de nuestra infancia. Es curioso como determinadas manifestaciones estéticas producto de la “acción” de determinadas Inteligencias Artificiales, aún en una etapa embrionaria, se asemejan a las visiones que Vonnegutt atribuye a los trafalmadorianos.

Por lo demás una especie alienígena, con perdón.

Hay cilindros en el cielo pero vienen de las profundidades…

La complejidad es una noción simplista.