FRANCISCO ARELLANO Y LA COVIDISTOPÍA

FRANCISCO ARELLANO Y LA COVIDISTOPÍA

7 de enero de 2023 1 Por Ángulo_muerto
Spread the love

Lecturas totales 337 , Lecturas hoy 1 

Frank G.Rubio

¿Por qué permanecemos, entonces, inactivos? ¿Qué es lo que los hombres desean? ¿Qué es lo que quieren? ¿Es la vida tan preciada, o la paz tan dulce, como para ser comprada al precio de las cadenas y de la esclavitud? ¡Prohíbelo, Oh Dios Omnipotente! Ignoro el curso que otros han de tomar; pero en lo que a mí me respecta, Señor, ¡dadme la libertad o dadme la muerte!. Patrick Henry (1736-1799)

Conocí a Francisco Arellano (1953- 2022), Paco, hace más de medio siglo. Ambos, y algún que otro amigo común, compartíamos afición por la literatura de ciencia-ficción. Más que afición, en el caso de Paco Arellano, nos encontrábamos con una auténtica pasión. Producto de esta afinidad netamente romántica con un género que por entonces, hablamos de los años setenta en España, era escasamente considerado, fue su conversión con el transcurso del tiempo en uno de los más destacados especialistas en literatura fantástica de nuestro país. Dio salida a su afición practicando, con excelencia y vigor idiosincrásico, tareas de editor, crítico y traductor. Comenzó con la publicación de un Fanzine (Zikkurath) y tras numerosas vicisitudes y altibajos, en las que salieron a relucir su coraje y capacidad para superar las dificultades, se transformó en un editor difícil de imitar en el campo de la literatura fantástica española. Revistas, libros, antologías… jalonaron un trabajo que hoy, echando la vista atrás, sólo podemos calificar como monumental.

Desde el principio le acompañó en la tarea su esposa, y compañera de periplo vital, Amparo Nieto. Sin ella, su dedicación y su sacrificio, nada hubiera sido posible. Toda vida humana, y todo cometido fecundo emergido de ella, pueden esquematizarse con el formato del iceberg.

Pero dejemos sea él quien nos lo exponga con sus propias palabras:

Yo llevo leyendo de manera desordenada desde que tenía doce o trece años, yen- do a bibliotecas públicas de Madrid para recoger volúmenes de libros de todo tipo, desde novelas hasta temas que yo pensaba que me podían interesar o no; los que me conocéis sabéis que en una de esas requisas me encontré con la saga marciana de Burroughs que me arrojó en manos de la ciencia ficción en muy poquito tiempo y libros de temas tan variados como filosofía (descubrimiento de Bertrand Russell, por ejemplo) o de arte (descubrimiento importante en mi vida de la pintura oriental, especialmente la japonesa…

Y entonces llegó la pandemia…y Paco no dudó en posicionarse de manera contundente sobre la locura ambiental que comenzó a apoderarse de millones de mentes, moduladas por los medios de desinformación de masas y las instituciones de saqueo a las que estas últimas sirven…Producto de ello fueron varios editoriales (28, 31, 32 y 33) que precedían los contenidos de la revista Delirio. Publicación que dirigía y elaboraba con meticulosidad y excelencia artesana.

Vamos a ver: estamos en una situación de pandemia mundial sobre la que nos han explicado apenas unas cositas, pero muy pocas, las suficientes para que nos dejemos intimidar por este nuevo coco aparecido en las remotas regiones de China comunista y que amenaza con destruir el mundo. La verdad es que no va a ser así, por mucho que lo intenten. Sí será el fin de mundo en unas cuantas generaciones si los planes de esta gente, a la que apenas conocemos, salen adelante. F.A.

La crisis pandémica originada a comienzos del 2020, que aún no ha terminado, no sólo ha dejado a la vista la ineficacia de nuestro sector sanitario, la corrupción de los gobernantes que sufrimos y el servilismo repulsivo y grotesco de aterrorizadas e informes muchedumbres de “conciudadanos”, ha arrancado también la careta de miles de rostros de representantes cualificados de nuestros sectores: académico, cultural y mediático. Artistas, filósofos, periodistas, influencers…personajes y personajillos de todo tipo, se han pronunciado, por activa o por pasiva, sobre la cuestión. No ha podido ser más patético, y vomitivo, el resultado en la mayor parte de las ocasiones. Del mundillo médico o científico mejor no hablar: con la excepción de unas cuántas personas ha mostrado un grado de sumisión a la demencia establecida que deja a la vista las peores suposiciones sobre la naturaleza mafiosa de nuestra sociedad civil y la cualidad totalitaria del Estado del cual esta se sirve. Evidentes, por lo demás, para minorías lúcidas desde hace décadas, que percibían como en pocas semanas encarnaban en distópicas realidades sus peores intuiciones. Francisco Arellano lo tenía más que claro:

Nos negamos, y nos seguiremos negando a dejarnos llevar como maldito ganado, ovejas, concretamente, de la mano de nuestros gobernantes, científicos de pro y periodistas hacia la hecatombe, la catástrofe y, finalmente, la muerte, accidental o provocada.

Como en el caso de Antonio García Trevijano (1927-2018) el deceso de Francisco Arellano podría perfectamente encuadrarse como caso probable de negligencia médica. Nuestra Sanidad no es ya otra cosa que un vasto enrarecimiento de burocracias, anexas a negocios privados boyantes, muchos de ellos de naturaleza transnacional; un campo de encaje de clientelas políticas y sociales muy extensas, diseminadas en todos los recovecos de una sociedad canallesca y sórdida tripulada por los peores rufianes. Estos últimos de procedencia local, autonómica, nacional o internacional. Paco lo tenía más que claro:

Entre las muchas cosas que veo mal, una de las peores es el avance imparable de la censura y la intolerancia y el totalitarismo que parece invadirnos. Las leyes son cada vez más represivas en todos los niveles y veo que el desprecio por las leyes es cada vez mayor por parte de aquellos que más tendrían que obedecerlas y respetarlas.

Paco llevaba años tomando conciencia; la lectura de ciencia ficción hace perceptible a algunas mentes, no muchas por lo demás, de la naturaleza aberrante de lo que nos rodea. No es obviamente una actitud prevalente en el Fandom español, cuyo arribismo y mediocridad es conocido de todos. Producto de ello son diversas colaboraciones que realizó para un blog, PERRO MUNDO, de cuyos enlaces doy información en el apéndice con el que se cierra este artículo.

Se nos ha ido Paco Arellano, su obra y su legado siguen con nosotros. Estoy seguro que se proseguirá de un modo u otro su sueño de dar a conocer al público los materiales más incisivos e imaginativos producidos ayer, hoy y mañana por decenas de creadores y comentadores de lo Fantástico. Mientras estuvo con nosotros, en esta línea de escasa cordura que constituye nuestro mundo, mantuvo una actitud plena de coraje, humor e independencia.

Quiero que sepan que yo, y otros muchísimos como yo, somos la rebelión; una rebelión sin más armas que el razonamiento, pero armados.

Paco Arellano, español, heterosexual, no polimorfo, cimarrón, blanco.

https://www.labibliotecadellaberinto.es

APÉNDICE:

https://perro-mundo.com/2018/06/02/aberrante-actualidad/

https://perro-mundo.com/2018/07/24/aberrante-actualidad-2/

https://perro-mundo.com/2018/09/18/aberrante-actualidad-iii-memoria-historica/

https://perro-mundo.com/2020/05/02/aberrante-actualidad-8-abril-de-2020-acusaciones-y-preguntas/

https://perro-mundo.com/2020/03/29/aberrante-actualidad-7-marzo-de-2020-y-nos-lo-queriamos-perder/

https://perro-mundo.com/2019/12/08/aberrante-actualidad-vi-en-el-dia-de-hoy-28-de-noviembre-de-2019/

https://perro-mundo.com/2018/12/15/aberrante-actualidad-v-el-ultimo-refugio-de-los-canallas/

https://perro-mundo.com/2018/11/25/aberrante-actualidad-iv-los-gordos-tambien-bailan-idiotas-lgtbi/