Entrevista a África Íñiguez

Entrevista a África Íñiguez

noviembre 13, 2021 2 Por Ángulo_muerto
Spread the love

Lecturas totales 187 , Lecturas hoy 2 

Frank G. Rubio

 

África Íñiguez Puebla nació en Bilbao en 1974 y es autora de la obra: Tú eres yo (Editorial Manuscritos) Cuenta de sí misma:

Aunque tengo acceso a toda clase de obras esotéricas desde la infancia, nunca pensé interesarme por el Tarot; me parecía un laberinto ingobernable hasta que un día, sin buscarlo, el Tarot me encontró a mí.”

AM: ¿Quién fue Maritxu Guler?

AI: Nacida como María Erlanz Mainz, fue una extraordinaria vidente, esoterista y erudita navarra. A lo largo de su vida atendió a tantos consultantes y fue tan activa intelectualmente que acabó por hacerse famosa en todos los estratos sociales de su entorno, y es conocida incluso a nivel internacional. Su dominio del Tarot es su faceta más popular, pero Maritxu era quiróloga, astróloga, radiestesista, fisonomista, grafóloga y conocedora de todas las mitologías antiguas y corrientes psicológicas modernas. La información básica sobre su vida es de fácil acceso, y si bien seguramente no es lo más importante o lo más atrayente de ella, yo creo que se pasa con cierta prisa por los datos biográficos de Maritxu. Yo me interesé por ellos y conseguí algo de información bien documentada. Por eso sé, por ejemplo, que no nació en 1912, como todo el mundo copia y pega en internet, sino el 13 de septiembre de 1908. Por cierto, me llevé una grata sorpresa al descubrir que era Virgo, como yo. O que su carrera de Magisterio no fue algo anecdótico. Pasó cuatro años estudiando en la Escuela Normal de Pamplona y los diez siguientes ejerciendo como maestra rural. Y si se casó en 1938 y abandonó la enseñanza, sospecho que fue para evitar la Depuración, por la que todos los maestros de España fueron expedientados y obligados a mostrar su adhesión al franquismo. Es decir, Maritxu fue una de las famosas – anónimas maestras de la República, una faceta suya que normalmente pasa desapercibida. Y como esas, otras muchas cosas. Desde otro ángulo, para mí Maritxu no hubiera sido quien fue, incluso para sí misma, sin la influencia de su marido, Giovanni Guler. Aunque ella siempre fue una persona optimista y dueña de un mundo interno totalmente propio, creo que es la mirada de Guler lo que la estimula a elevarse hasta el lugar que le corresponde.

AM: ¿Cómo llegaste a su mazo y qué aporta como TAROT?

AI: Siempre lo vi en casa de mis familiares de Bilbao, aunque yo no me interesé completamente por el mundo del Tarot hasta pasados los 30 años. Y en algún momento empezó a llamarme la atención que quienes usaban esa baraja no entendían cabalmente sus elementos, a pesar de lo sugerentes que son, y por consiguiente no los podían utilizar para la lectura. Los antiguos distinguían dos ramas del conocimiento: la vía húmeda (o intuitiva) y la vía seca (o racional). Creo que soy la tarotista más seca que conozco, así que me encantó descubrir que esta baraja permite sistematizar la interpretación. Yo no suelo considerar que las barajas modernas aporten realmente gran cosa al Tarot. Pero esta ofrece unos códigos simples y efectivos que siempre se pueden aplicar, y que hacen particularmente accesible la comprensión de la arcana menor. Todo tarotista novicio sabe lo desalentador que es encontrarse con los arcanos menores de los mazos clásicos, que son como los cuatro palos de una baraja italiana. Absolutamente crípticos en apariencia, sin una sola pista figurativa que nos indique por dónde comenzar a entenderlos o aplicarlos a una pregunta concreta. La manera en que el Tarot Esotérico los recodifica me parece brillante.

AM: Es un Tarot donde podemos encontrar influencias muy variadas…

AI: Sí, desde sus bases evidentes, que son el Tarot de Eudes Picard y el de Marsella, hasta la mitología vasca, que a Maritxu le interesaba vivamente. Y encima de todo eso ella vuelca la Astrología, la Cábala, la Alquimia, que encajan absolutamente entre sí y con el Tarot. Yo veo aquí a Martixu como una joven de casi 70 años que ya se siente preparada para plasmar todo su saber en una baraja. Esa concentración de conocimiento maduro se nota.

AM: Niveles de lectura y presencia astrológica y cabalística…

AI: El Tarot es un poderoso oráculo, una herramienta adivinatoria, pero también es lo que yo llamo un Libro de la Vida; es decir, un manual sobre la existencia. Las demás disciplinas esotéricas son también estudios profundos sobre el sentido de la existencia y su dominio pragmático, y todas se relacionan entre sí de una u otra manera. La voluntad del Tarot Esotérico es poner de manifiesto esas correspondencias y mostrar que por todos los caminos se llega al espíritu. Por eso tenemos, por ejemplo, las 22 letras del alfabeto hebreo superpuestas a los 22 arcanos mayores, que los vinculan con los 22 senderos del Árbol de la Vida cabalístico. O las referencias alquímicas íntimamente reunidas con los arcanos. Algo que yo encuentro interesantísimo son los consejos filosóficos que este Tarot ofrece a los signos zodiacales. Todos los signos aparecen, al menos, en un arcano mayor y otro menor. Así pues, las mismas cartas se pueden contemplar desde el punto de vista de la Alquimia, de la Astrología o de la Cábala. El mismo camino es en realidad distintos caminos superpuestos.

AM: ¿Quién fue Luis Peña Longa?

AI: Este libro nació como una colección de apuntes destinados a mi propia comprensión de la amplia simbología utilizada en esta baraja. En ningún momento me centré en nada que no fuera eso, con excepción de una pequeña reseña biográfica de Maritxu. Así pues, de la misma manera que no menciono otras circunstancias del Tarot Esotérico y su publicación, obvié completamente al ilustrador. De todas formas, sin un contacto personal con alguien que le conociera es difícil obtener información rápida sobre él. Sólo sé que nació en 1930 y que ilustró otras obras sobre temas vascos, como por ejemplo un libro del periodista Rafael Castellano de la Puente, llamado Sutondoan. Sombras y quimeras de Eusko – Lur.

 

AM: El Tarot como viaje iniciático y Libro de los Secretos.

AI: Aunque nadie conoce a ciencia cierta los orígenes de los juegos, es evidente que existe alguna especie de relación entre el Tarot y el Juego de la Oca, que es un antiguo juego iniciático. Los arcanos mayores de la baraja colocados en su orden numérico son como un tablero de la Oca por el que se desplaza El Loco, el único que no tiene número. Recorrer los arcanos del Tarot es recorrer la senda de nuestra propia vida. Es un viaje mágico, lleno de paradojas y de poderes ocultos. Todas las figuras se relacionan entre sí por medio de miradas, de señales, de repeticiones. Las láminas del Tarot de Marsella, que muchos consideramos la versión más depurada del Tarot, son auténticos escritos sin palabras. Leer esos escritos es leer los misterios de nuestro propio ser, nadie puede agotar su profundidad. Leemos y escribimos libros sobre Tarot para descubrir sus claves, pero finalmente tenemos que volver a enfrentarnos al Libro sin Palabras; como quien lee un manual sobre criptografía sólo para volver a enfrentarse al criptograma con información renovada; o aprende arameo porque el texto está en arameo: cuando sepa lo suficiente volverá a intentar leer el texto sin intermediarios, que a su vez le proporcionará la información que contiene. No hace mucho que he empezado a entender de verdad a Maritxu cuando decía «el Tarot es el Libro; el Tarot está en el Tarot».

AM: ¿Tiradas?

AI: Yo con este Tarot uso las mismas tiradas que con cualquier otro, desde la cruz celta hasta el consejo de una sola carta. Algo que hago mucho es extender el mazo y dejar que el consultante saque sus cartas y se involucre en sus propias respuestas. Ya decía Maritxu que el Tarot es mucho más efectivo que el test Rorschach (famoso test psicológico que consiste en una serie de manchas de tinta simétricas). Pero algo que me evoca esta baraja y no otras, es ampliar la tirada hacia los elementos concretos que muestra, y me explico: si por ejemplo un pez rojo nos está indicando una estructura inconsciente que domina al sujeto, sacamos otra carta para saber más sobre ese pez. Típicamente es el caso del dos de oros, cuando representa una disyuntiva. Las dos monedas tienen grabados los glifos del sol, la luna y la tierra, que en su sentido astrológico representan la consciencia superior, el subconsciente y la personalidad. Sacar una carta para cada una de estas tres potencias y analizar sus relaciones y sus antagonismos, puede explicarnos cuál es la causa de esa disyuntiva. El Tarot Esotérico está diseñado de una manera que hace especialmente grato relacionar unas cartas con otras.

AM: ¿Estás preparando algo ahora?

AI: Otro libro de filosofía inclasificable en la misma línea de Tú eres Yo (primer libro mío, publicado por Manuscritos), aunque tendrá su propio carácter. Para mí, cada libro es un mundo en sí mismo, una orfebrería única de la máxima calidad y significado que yo pueda sintetizar en ese momento. Jamás he suscrito eso de que si encuentras una sola frase que te sirva, ya ha merecido la pena leer la obra. Pues no, para mí un libro debe ser un saco de perlas, un derroche de generosidad hacia el lector. Al menos a mí, esos son los libros que me admiran: un jardín que se desea visitar muchas veces porque siempre te alimenta o siempre te sorprende. También estoy tratando de escribir algo sobre los misterios del Tarot, pero son tan oscuros que no consigo abordarlos de una manera que pueda transmitir al lector la fascinación que me producen a mí. Algo que también me ha rondado la mente es acometer sendos ensayos, siguiendo la brecha que he abierto con este, sobre los otros dos Tarots de creación de Maritxu, que a pesar de haber sido descatalogados desde hace tiempo son muy apreciados por quien los conoce.