Portfolio Clotilde Estévez Díez

    Clotilde_estevez.png

Homenaje


    Clotilde Estévez Díez (Madrid 24-02-1936 -  Madrid 16-05-2015). 

    La obra de Clotilde Estévez nos  hace preguntarnos si esta pintora percibía la luz que reflejaba en sus cuadros o si, por el contrario, pintaba la luminosidad que ansiaba encontrar. Esa luz, constante en su obra, lo llena todo y termina siendo la  protagonista de la misma. El que los observa, deja de mirar los  objetos representados para quedar prendado por la neblina que todo lo inunda.  Les  invitamos a conocer a esta pintora madrileña afincada durante más de 25 años en Valladolid y a disfrutar parte de su obra, producto de muchos años de dedicación a la pintura.

 

   Reflexión sobre la obra

Clotilde Estévez fue una mujer adelantada a su tiempo. Inteligente, sensible como lo muestra la expresión de sus pinturas y muy lúcida. Podría decirse que su colección pictórica está encuadrada bajo una influencia impresionista, por los rasgos comunes que comparte con este movimiento.

En su temática destaca el retrato, la naturaleza muerta y, sobre todo, el paisaje que fue un género relevante entre los impresionistas. Y Clotilde, como ellos, quiso rendir homenaje bajo un aspecto artístico a todo tipo de espacio natural, que poco importa si salió a su encuentro o, por el contrario, es producto de su imaginación.

Ella prescinde del dibujo y define la forma mediante el color en pinceladas sueltas, con tonos yuxtapuestos entre sí, con el propósito de reconstruir un instante percibido, una impresión, sin interesarle los detalles.

La luz difusa de sus pinceladas genera un atractivo estético visual añadido. a la vez que refleja un estado de ánimo sereno de amor por la naturaleza, como simbólicamente lo muestran las torres de las iglesias que apuntan hacia el cielo, y que podemos entender como su ovación al mundo natural en su conjunto.

Predominan los colores cálidos (rojo, ocre, amarillo, verde) y también los fríos como el blanco, siendo el gran protagonista el azul.

La suavidad de las formas, que casi solo quedan perfiladas, la degradación del color, así como los trazos rectos y la neblina en la que envuelve sus paisajes, crea un estilo único, original, a la vez que aporta una atmosfera tranquila con un halo de romanticismo.Es muy posible que la emoción que consigue transmitir con este cálido ambiente, sea la plasmación de su sana intención de congratularse con el mundo. El trazo de muchos de sus cuadros deja la evidencia de la búsqueda de un mundo mejor.

   Maria Teresa Ruiz Marcos

 

 

 

 

comments powered by Disqus Link

 

 

Buscar en el sitio