You must install Adobe Flash to view this content.

 

Mars One ¿negocio descarado?

Antonio González Estévez


El proyecto Mars One, liderado por el ingeniero neerlandés Bas Lansdorp, quiere instalar una colonia permanente en Marte y pretende llevar astronautas en 2023, es decir dentro de diez años, con la condición de que no vuelvan a la Tierra.

¿Esta idea de Mars One va destinada a colonizar el planeta Marte o a hacer dinero durante todo el proceso?...

En efecto, la corporación ha echado cuentas y ha valorado que el coste de volver es el que hace inviable el proyecto de colonizar Marte.

Y se han lanzado a promocionar esta idea, que será manejada como un reality show, desde la propia selección de los astronautas hasta su vida diaria en Marte. La noticia ha causado una gran conmoción en los medios.

Mars One se ha puesto ya en contacto con empresas aeroespaciales y les ha explicado el proyecto. Muchas de ellas han dado su visto bueno y están dispuestas a suministrar los elementos necesarios para poner en marcha la aventura.

Proponen que la financiación provenga del sector privado exclusivamente, dejando aparte la ayuda estatal y los impuestos. Esperan financiar el proyecto en base a la orientación televisiva y mediática, un macroproyecto de reality show que durará más de una década.

Esta idea recuerda a los muchos proyectos de exploración que hemos presenciado en la historia de la humanidad. Los pasos que dio Colón para conseguir socios que le financiaran el viaje a América fueron similares y consiguió lo que se proponía.

Mars One pretende realizar la llegada a Marte en unas cuantas fases:

En primer lugar, debe comenzar a seleccionar y preparar el equipo humano, los astronautas que irán al planeta rojo serán seleccionados entre los voluntarios que se presenten: atención, quien vaya a Marte ya no puede volver a la Tierra. La empresa ha pedido que los voluntarios envíen un video explicando por qué quieren ir a Marte y sus habilidades, que serán valoradas. Además se construirán réplicas de los alojamientos marcianos, para que los futuros astronautas se adapten a ellos y conozcan perfectamente donde van a vivir.

El primer lanzamiento hacia Marte, en 2014, será el de un satélite de comunicaciones, que orbitará el planeta rojo y que servirá de enlace con los restantes vuelos que se irán enviando en años posteriores.

En Enero de 2016 se lanzará una nave Dragón de la compañía Space X, que llevará 2500 kilogramos de suministros (comida y agua) y los depositará en la superficie de Marte. Se espera que este transporte llegue a Marte en Octubre de 2016. La nave espacial Dragón es un vehículo que puede volver a utilizarse, una vez recuperado, con una zona de almacenamiento de distinto tamaño, según los requerimientos. La nave se pondrá en órbita mediante un cohete Falcon 9. Las primeras pruebas de lanzamiento exitosas fueron realizadas en Diciembre de 2010 y en Mayo de 2011, protagonizó el primer encuentro y ensamblaje con la ISS. Estas naves han sido contratadas por la NASA como sistema de aprovisionamiento en vuelo para la Estación Espacial Internacional.

En 2018 se lanzará un vehículo de exploración con la misión de encontrar una zona adecuada para el emplazamiento de la colonia marciana. Este vehículo será similar a los rovers automáticos que ha venido lanzando la NASA en los últimos años.

En 2020 se enviarán seis módulos, dos ellos serán cápsulas habitables, otros dos serán unidades de soporte vital y dos unidades de suministros. También se enviará otro rover adicional.

En 2022 se lanzará un cohete Falcon Heavy, con una cápsula Dragón modificada de la empresa Space X con los cuatro primeros colonos, llamado “Equipo Uno” y llegarán a Marte en 2023. En 2025 llegará el segundo grupo de colonos, denominado “Equipo Dos” y seguirán llegando envíos hasta el 2033, año en que la colonia deberá tener 20 residentes.

Mars One ha conseguido varias empresas patrocinadoras del proyecto: entre ellas están la compañía Byte Internet de hospedaje web radicada en Holanda, Aleph Objects, empresa norteamericana de impresoras 3D, Verkkokauppa.com, la segunda empresa finlandesa de electrónica de consumo y la editorial que ha publicado el libro The Earth-Mars Chronicles.

La empresa pretende financiarse con la publicidad y el impacto mediático generado por este increíble reality show. Un “Gran Hermano” en Marte y con una duración de más de 10 años. No quitamos valor a la idea, pero desde nuestro punto de vista, lanzar a Marte a unos colonos sin billete de vuelta es condenar a esas personas a un miserable destierro, aunque sea voluntario.

La dependencia de los suministros de la Tierra será absoluta para esos colonos. No solo suministros de comida y agua, porque hasta el día de hoy no se ha encontrado en Marte en forma líquida o helada, sino dependencia de los suministros más básicos: agua para las plantas que proporcionarán oxígeno que respirar. ¿Qué ocurrirá si las plantas generadoras de oxígeno enferman y mueren? ¿Qué ocurrirá si se estropea cualquier aparato básico? O bien, ¿qué sucederá en caso de enfermedad o accidente de las tripulaciones?... En caso de una emergencia, como poco se tardará un año en llegar con la solución.

Esta dependencia del envío de unos carísimos suministros deja en una posición muy débil a aquellos que se arriesguen a ir a Marte. Los miles de millones que costará cada lanzamiento de provisiones dan que pensar: ¿En caso de crisis o de guerra, seguirán existiendo esas empresas?... Y si siguen vivas ¿querrán gastarse el dineral que costará hacer los envíos?...

Tenemos la impresión de que se trata tan solo de otro producto destinado a venderse entre los millones de telespectadores que siguen la TV y que lo que menos va a importar si los colonos sobreviven o tienen una muerte miserable. El dinero se hará durante todo el proceso. Para empezar, ya han pedido 25 € a cada uno de los candidatos. Echemos cuentas: la empresa dice que han recibido 45.000 solicitudes de información, lo que nos da unos ingresos de 1.12 millones de euros ya para empezar. Sin contar con todo el merchandising que ya rodea el proyecto: camisetas (no pueden faltar), las consabidas tazas de café y posters de la misión.

Los contratos con las cadenas de TV serán los que verdaderamente den dinero en cantidad a la empresa explotadora del proyecto. Si el Real Madrid cede sus derechos por un año y para un área de interés geográfica reducida, como es España, por la cantidad de 1.100 millones de euros... ¿cuanto costarán los derechos de emisión semanales o diarios de todas las TV del mundo?...

En los próximos años lo averiguaremos, pero desde aquí, solo vemos una gran falta de ética.



Buscar en el sitio