logo_blog_ensayo.jpg

 


Alex Portero


13 Tales” (DigiCD)
Duendelirirum
Sello:
autoedición.
www.duendelirium.com
Temas: : 01. Finis Gloriae Mundi, 02. The day of the walking dead, 03. Life, 04. Nana para un Nosferatu, 05. Say welcome to Old Gods, 06. Herz, 07. G.O.D., 08. Le Fay, 09. Nimué, 10. Welcome to the Dark Side, 11.
Metal Crow, 12. Mysteria, 13. In Ictu Oculi

Reseña:
La principal tarea de un reseñista a la hora de comentar una obra artística consiste –además de la valoración- en buscar referentes y etiquetas para acercar lo máximo posible al lector el objeto reseñado y crear en él una sensación de suelo firme que le ayude o le disuada a la hora de decidirse -o no- a disfrutar de ello. En esta ocasión hablamos de
13 Tales”el debut discográfico del grupo madrileño Duendelirium. Y la cosa se complica. Podemos agarrarnos tímidamente a las comparaciones más obvias: un sonido con ecos germánicos, oscuro, que nos puede recordar a Faun en sus fragmentos más folk, a bandas como Sisters of Mercy, The Mission o Fields of Nephilim en su vertiente más gótica y rockera, a Lunascape o Kari Rueslatten en ciertos coqueteos con sonidos trip-hop, a The Cruxshadows o Blutengel en sus ramalazos electrónicos e incluso a sonidos hermanos de Pain of salvation, Porcupine Tree o Kamelot posicionándose en terrenos decididamente metaleros. Una vez escritos, los referentes se me antojan incompletos, porque Duendeliriumposee un sonido genuino, deudor –indudablemente- de la cultura musical de sus miembros, pero diferente a todo lo que hayan escuchado hasta ahora. La voz principal, de Madsen, capitán de esta formación, oscura y con aires de trovador se enreda sobre la instrumentación mutando, cambiando, endureciéndose o dulcificándose según lo requiera la atmósfera propuesta, así se explaya rockera en temas como The day of the walking death”o Life”,raya lo épico en Metal crow”,o torna íntima y cálida en Nimue”o Le Fay”.Se apoya en los coros del resto de miembros de la formación, que no dudan en tomar las riendas vocales llegado el momento, dándole con ello una variedad hermosísima al sonido Duendelirium, haciendo de la propuesta un poliedro especular indefinible. Atención a la voz del maestro percusionista Fenrisen Nana para un Nosferatu”(primera estrofa tras el monólogo del Nosferatu), a la nostálgica solemnidad de Sereen Nimue”y al encanto animal de Idiren Metal crow” o Wellcome to the darkness”.Coros ampulosos –sorprendentes tratándose de un trabajo autoeditado-, armonías emocionales, arreglos delicadísimos en los que el violín parece tomar el mando, pero que acaba por ceder ante los vientos o a la percusión cuando así se requiere. La temática bebe de las fuentes más diversas, un halo de fantasía lo envuelve todo, literatura, mitología y cine por todos conocidos sirven para tejer un espacio personal, único, una tierra poética llamada Mysteriaque sirve de hogar a esta banda, cuya orografía se define canción a canción. En cuanto uno tiene entre sus manos el digipack sabe que se encuentra ante un trabajo extraordinario, la presentación es preciosa, el libreto está diseñado con un exquisito gusto, para cuando queremos introducir el CD en el reproductor estamos seducidos por esa magia tan especial que destila esta banda.
Trascienden los géneros, rompen barreras y destrozarán prejuicios. Cuando uno está ante algo grande no puede sino hacer una reverencia y felicitarse por haber coincidido en las mismas corrdenadas espacio-temporales, les auguro un futuro imparable, nadie se parece a ellos, nadie llega tan lejos. Bravo.



 

 

 

 

 

Buscar en el sitio